PARTES DE UN TORNILLO
Comprar tornillos es una tarea difícil para la mayoría de las personas aficionadas a hacer reparaciones en su casa o principiantes de la plomería y demás oficios relacionados, siempre y cuando tengan un ejemplo que llevar a la ferretería.

Esta práctica es común: Necesitas un tornillo o tuerca y lo más sencillo es llevar la pieza dañada con el ferretero y pedir uno igual, pero ¿si no tienes un ejemplo? ¿Cómo lo pides? Conocer las partes de un tornillo te ayudará en estos casos porque tendrás más elementos para saber si llevas el correcto.

Las partes de un tornillo

Un tornillo consta de una cabeza, su cuello y la rosca o vástago.

La cabeza de un tornillo es lo que nos permite girarlo para atornillar. Pueden ser de diversas formas como redondas, hexagonales, cuadradas, etc. También existen distintas ranuras, las más comunes son las que se conocen como planas y de cruz, pero también hay Allen, fresada, entre otras.

El cuello o vástago sin roscar es la parte del cilindro que permanece sin rosca, que está liso. Algunos modelos tienen incluso forma distinta que su cilindro.

Finalmente, se encuentra la rosca o vástago roscado que es la parte que nos permite apretar el tornillo y consta de tres partes:

  • El hilo es cada uno de los salientes del tornillo y estos dan lugar a lo que se conoce como paso. Este paso puede ser fino, si la rosca tiene muchos hilos y grueso si consta de pocos hilos.
  • La cresta es la parte más elevada de cada hilo
  • La Raíz que no es otra cosa más que el valle entre cada hilo
Ahora que conoces las partes de un tornillo te será más sencillo identificar de qué tipo lo necesitas. Si necesitas más ayuda, acude con nosotros. En Tornillera Diagonal somos expertos en tornillos así que te podemos asesorar sin ningún problema.